domingo, 22 de noviembre de 2015

BiciMad

Hace unos meses se inauguró un servicio de alquiler de bicicletas en Madrid.
La cosa no sé cómo va exactamente. No sé si hay que sacarse un carnet y pagar una cuota y con ello puedes alquilar bicicletas pagándolas por horas. (No voy a perder tiempo enterándome cómo funciona).
En algunas calles hay unos puestos donde están las bicicletas enganchadas y un "tótem" (como un parquímetro) para acabar el trámite (creo que las hay que reservar previamente).

El fin de semana que lo inauguraron vi cómo dos chavales de unos trece años rompían una delante de mí. Iban haciendo el gilipollas. Uno llevaba la bicecicleta y el otro iba de pie subido en lo que sobresale del tornillo de la rueda trasera. Se cargaron el guardabarros trasero en diez segundos y luego, claro, rozaba con la rueda. Después se dedicaron a llevar la bicicleta por la acera mientras la gente les miraba mal una señora les llamó la atención.

Después me ha tocado sufrir cómo muchos de los ciclistas van por la acera en la calle o por todos sitios en el Retiro.
He visto también a la puerta del Retiro como a un señor que no sabía desenganchar la bici que había alquilado, un grupo de chavales le enseñaba a desenganchar las cuatro o cinco que estaban a su lado con la lucecita roja. Aunque tengo que decir que las volvieron a poner en su sitio y no se llevaron ninguna.

Hace unas semanas la policía detuvo a un grupo de personas que se calcula que habían robado y desguazado cuatrocientas (¡400!) para venderlas por partes.

Hace unos días la policía entró en un colegio mayor abandonado a desocuparlo y allí se encontraron también varias bicicletas de Bicimad.

Cada una de esas bicicletas cuesta 1.500 euros.

Son eléctricas o algo así. 

Se introdujo este servicio por la moda de hacer la ciudad sostenible, ecológica, friendly, moderna, europea a la par que hipster.

La empresa que ganó la contrata está en quiebra y pide al ayuntamiento de Madrid que la rescate.

La broma estuvo bien para un fin de semana. Como prueba de que no iba a funcionar. Ya se ha demostrado que NO estamos preparados.

El buenrollismo y la socialdemocracia están bien para tomarse una cerveza con los amigos, discutir un rato de música y quedar para otro día.

Cuando no nos podemos pagar las vacaciones familiares pero sí hay dinero para bicimads y madridríos entonces bromas las justas.

1 comentario:

Gonzalo Melero dijo...

Totalmente de acuerdo. Yo que sé lo que es circular en bici por Madrid, esa ciudad no estaría preparada ni con todo el presupuesto del mundo. El problema está de cuello para arriba.