domingo, 25 de abril de 2010

Madrid y el clima

Querida prima Cecilia.
Siempre hay un restaurante hindú que se llame Taj Mahal.
Siembre habrá un chino llamado La Gran Muralla.
Siempre habrá un grupo de hardcore con una canción llamada Deskontrol.
Siempre habrá un Bar Coyote.
Y, en Madrid, siempre habrá cinco millones de personas que piensen que en Asturias siempre llueve y hace mucho frío y que en Madrid el hace muy buen tiempo.
Yo conozco los dos climas y puedo decir que el tiempo en Madrid, en general, es una mierda.
En Madrid se da la curiosa coincidencia de que, el mismo día en el que se apaga la calefacción se enciende el aire acondicionado. Nevera u horno.
El frío. Es verdad que es un frío seco. Es verdad que si te tapas no tienes frío. Pero hay que taparse mucho y todo.
Donde yo trabajo hay una fuente redonda de unos 8 metros de diámetro. Unos 30 días al año está congelada. Eso en Oviedo yo no lo veía más que uno o dos días al año.
Esto, unido al gran parque de viviendas antiguas, donde entre las ventanas o bajo las puertas puede pasar un gato sin agacharse, hace que por la noche yo lleva pasando un frío de cojones tres años.

El calor. Andar por Madrid cuando hace calor de verdad, es una mezcla entre el asco y el horror. Esto unido a la falta de hermetismo de puertas y ventanas a las que he aludido, hace que dormir en Madrid cuando hace calor, sea bastante jodido.

Cosas buenas del clima de Madrid:
- La ropa seca muy pronto.

Cosas malas:
- "Entretiempo": Palabra desconocida. Así como la ropa. (Esa que se viste en Asturias desde Marzo hasta Diciembre con una ligera pausa entre Julio y Agosto, dependiendo de cómo venga el año).
- Gasto calefacción/aire acondicionado
- Cambios bruscos de temperatura. Aquí -sobre todo ellas- está siempre enfermos. Por el invierno con el frío. Por el verano con el aire acondicionado.
- Con el calor no puedes salir a la calle. Con el frío, tampoco.

Después está el problema que el madrileño tiene con la lluvia.
Para ellos la lluvia no supone riqueza, vida, verdor, limpieza, descontaminación.
La lluvia es sinónimo de horror, caos, planes chafados, fines de semana en casa.
Si llueve, todos sacan el coche y conducen con una precaución estúpida. Se están quejando todo el rato. Si caen dos gotas el Lunes ya se pasan toda la semana preguntando qué tiempo dieron para el fin de semana.
Caray, ¡que es agua, no es ácido!
Para mí lo molesto no es que caiga agua del cielo -existen los paraguas- sino salir a la calle y que haya 7 grados bajo cero o 40 sobre cero.
Y me fastidia que en un día de esos que sales a la calle y parece que entras en una nevera, con las orejas que parece que se te van a caer a cachos y deshacerse en el suelo como cristalitos, te digan: "Tú estarás acostumbrado, que eres del norte".

Para nuestro diccionario asturiano/madrileño:

- Las expresiones Del año de maricastaña, del año la polka, del año que reinó Carolo, etc. Ellos lo expresan como Del año la Tana. ¿Quién era la Tana? Ni idea. Ni me importa.
- De nuevo en el trabajo después del fin de semana. O No doy bola después de un Sábado y un Domingo sin hacer nada. Ellos lo resumen bellamente en Nada. Aquí. De Lunes o Estoy de Lunes.
Lo mismo se aplica para los Viernes pero con un sentido distinto. Como de esperanza.
Lo triste es que, de media, lo más interesante que hace un madrileño el fin de semana es ir a ver escaparates por la Gran Vía y si acaso tomarse una cañita.


1 comentario:

Gonzalo Melero dijo...

Recuerdo que hace unos 10 días cogí catarro porque a las 8 de la mañana, camino del trabajo, hacía un frío helador. Hoy me he cocido vivo yendo en mangas de camisa. La gente me preguntaba si estaba bien, porque me veía una cara horrible en la oficina. Mi jefe, que es de Mondragón, compartía cara conmigo y fue el único que no me preguntó de qué era mi mal aspecto. Él estaba pasando por lo mismo.

Por cierto, a las 4 de la tarde recogí el coche de la calle y marcaba 37 grados. Tras rodar unos kilómetros, consiguió bajar a 29. Y estamos a 27 de abril.